Me levante, abrí los ojos al mismo tiempo, o eso creí. Es incomprobable en verdad. Pude haber abierto primero el izquierdo o bien este segundo y el derecho en primer lugar, pero para mi fue un solo movimiento coordinado de ambos parpados, pero no viene al caso. Inhale profundo. En cuanto a este acto, no hay lugar a las objeciones, ni a la duda, ni al remordimiento evocado por la duda, inhale una sola vez, porque no se puede inhalar de un solo lado y luego del otro. En realidad sí, pero solo lo pude notar intentándolo, por lo que seguramente haya inhalado una única vez en ese momento determinado del cual les hablo, pero tampoco viene al caso. Inhale buscando sentir algún aroma ordinario, maravillosamente ordinario; una primavera, un jardinero cortando el pasto un par de cuadras bajando por la avenida, una alegre fogata varios pares de cuadras bajando por la avenida, llegando a esas calles tan celosamente distintas que no conozco por eso no puedo describir, aunque me encantaría. Quizá pueda, debo haber pensado, trasladarme en el tiempo, como un recuerdo o como una ilusión o como lo que fuere, y percibir el suave aroma a canela de la cocina de la señora que siempre cocina a eso de las 10 de la noche, en una casa cerca de una esquina, y que me pone tan de buen humor.

Advertisements